Professional Languages 4 Business - Ventas - Liderazgo - Idiomas

Me creo totalmente que hayas intentado 15 veces que tus empleados hablen otro idioma y no pudieras. Yo conozco gente que lo ha intentado conmigo y tampoco.

Es cierto. Hay gente que no consigue aprender idiomas con nuestro método.

También es cierto que hay mandos que priorizan cualquier trabajo que surja antes que asistir a las clases. Sea urgente o no. Sea importante o no.

Y que hay un perfil de empleados que nunca piden formación de idiomas. Que cuando les toca asistir no van porque no le ven salida en su puesto de trabajo. Muchos tienen miedos, creencias limitantes, inseguridades y bloqueos personales que les hace pensar que nunca podrán conseguir hablar otro idioma.

Todo esto tiene solución.

Precisamente lo que sí te puedo asegurar es que en nuestras clases los que asisten aprenden y se lo pasan bien. Y que aunque al principio ponen excusas como siempre, luego acaban yendo con muchas ganas porque al vencer sus bloqueos, sus inseguridades, luego ya se atreven, arriesgan, y ven que les sirve. Ven que aprenden en menos tiempo y encima se ríen y divierten porque no es la típica formación de idiomas.

Pero no se puede obligar a nadie a que acuda a las clases, el aprendizaje no funciona así. Es más, uno de los requisitos que pongo antes de trabajar es que la asistencia a las sesiones sea opcional. Al menos que lo sea después de la primera clase.

Aunque entiendo que si tienes que invertir en clases de idiomas y dejar al libre albedrío que la gente vaya o no vaya… es que muchos no lo van a hacer. Y pondrán excusas de que tienen mucho trabajo para no reconocer que les da miedo arriesgarse, miedo quedar en ridículo, miedo a no saber pronunciar bien y que se rían de ellos, miedo exponerse con los compañeros, porque creen que son un tocho, porque creen que no van a avanzar. 

Pero que eso es lo que dicen al principio, que justo una clase después  y con nuestros profesores como además del idioma aplicado al negocio, también trabajamos la inteligencia emocional, los miedos, las creencias y esa sensación de ridículo, pues se lanzan al vacío, se divierten y lo pasan bien. 

Entonces por eso asisten voluntarios a las clases.

Por eso admito la asistencia obligada solo a la primera clase. Después no hace falta 😉.

 

Priorizar las horas de formación y que la gente vaya voluntariamente.

Sea cual sea la formación que contrates para tu empresa, asegúrate de que esos elementos están ahí.

Da igual si lo haces con nosotros o con otra consultora.

Si quieres de verdad que tus empleados aprendan un idioma, eso no puede quedar al azar.

Que yo entiendo que cuando por fin consigues un proveedor, con la faena que da, pues ya no lo cambias. Pero es que a veces la gente no asiste porque no le acaba de gustar y sé que a veces pues cambiar de proveedor es la solución y entonces sí que van a asistir y te lo van a agradecer.

Que a lo mejor incluso con nosotros, incluso consiguiendo todo lo que conseguimos de perder miedos, alguno será un tocho de verdad, y alguno no conseguirá aprender, vale de acuerdo. Pero hay muchas más probabilidades que lo consiga más gente cuando se divierten con un método que incluye la inteligencia emocional para romper las creencias, que con solo formación de idiomas pelada.

Aún así, como digo, no te puedo asegurar que todos asistan. Pero bastante más gente sí, y los que asisten desde luego se lo van a pasar bien y aprenderán mucho más rápido.

No conozco un puesto de trabajo menos agradecido junto a la dirección comercial que la Dirección de Recursos Humanos.

Lo sé perfectamente. He estado ahí. Durante años como directora comercial y más tarde en dirección de recursos humanos de zona en la banca.

Por más que hacía y conseguía, todo eran quejas. Nunca era suficiente. Darlo todo sin recibir nada a cambio. Viviendo con el corazón en la boca, con miedo a que una mala decisión provocara el despido. O peor, el descenso a los infiernos.

Estrés, cortisol y café con tertulia para desconectar

Siempre condicionada, era pura resistencia al cambio.

Sin tiempo para nada, todo eran marrones y por todos lados. Tenía tal carga de trabajo y encima desagradecida, porque no son cargas de trabajo agradecidas, como para ponerme a mirar a algún proveedor de mayor impacto. Si no había formación la gente se quejaba y si había la formación de siempre… la gente se quejaba igual. Nunca era suficiente.

Por eso no cambiaba de proveedores, porque no tenía tiempo para pararme y analizar. No tenía tiempo, y porque estaba harta de quejas.

Y además, tenía pánico a cambiar y cagarla.

Bronca desde arriba, y más quejas de abajo.

Aún así, en el fondo deseaba cambiar las cosas. No sabía cómo pero necesitaba parar, analizar y buscar un mejor proveedor. Que por ejemplo, la formación de idiomas por fin tuviera impacto, fuera útil, se aprendiera de verdad, sirviera para vender, sirviera para aprovechar las ferias, las reuniones de dirección, y la gente fuera dinámica, las formaciones fueran dinámicas, divertidas y la gente me lo agradeciera encima. «Hostia, qué guay la formación de idiomas», «qué bien porque en 4 días ya estoy en una feria y me defiendo», «genial, porque ahora me siento seguro para presentar, no sé qué reunión»… joder ya me gustaría.

Pero en mi día a día todos eran problemas, quejas, no tenía tiempo. ¿Y si encima buscas uno que es peor que el malo conocido?, pues imagínate entonces. Por eso, al final nunca se buscan formaciones de idiomas de gran impacto y diferentes, porque no hay tiempo para analizar. Porque mejor malo conocido, porque “¿y si la cagas?”

Como digo, introducir nuevas soluciones, del tipo que fueran, a menudo me producían sudor frío en la nuca. Sufría aversión a lo desconocido. En lugar de evaluar objetivamente las ventajas y desventajas de una nueva solución, optaba por mantener mi statu quo y evitar el riesgo percibido.

Sabía de las consecuencias negativas a largo plazo. Pero elegía salvar los muebles.

Una posición a la vez insostenible en el tiempo.

Así que investigué.
 

Y saqué conclusiones.

El miedo al cambio… da mucho MIEDO. No, esa ya la sabía, me refiero a esto otro:

Para trascender el miedo a equivocarme debía considerar al menos 4 factores al evaluar nuevas soluciones:

Análisis de Coste – Beneficio: considerar el valor a largo plazo que una solución puede aportar y no centrarme en el coste inicial. Los productos y servicios nuevos pueden tener características que optimicen operaciones y procesos, y generen ahorros significativos con el tiempo.

Evaluación Objetiva: realizar un análisis exhaustivo de las necesidades empresariales y compararlas con las capacidades de las soluciones disponibles. No todas las soluciones son adecuadas en todas las situaciones.

Flexibilidad y Adaptabilidad: los recursos empresariales deben ser capaces de adaptarse según van cambiando las necesidades.

Capacitación y Soporte: la implementación de medidas nuevas suele requerir formación adicional para los trabajadores. Contar con recursos de capacitación puede ayudar.

En mi opinión, que no me has pedido, a veces el mayor riesgo es evitar el cambio en sí mismo.

Y bueno. 

Desde hace más de 15 años dirijo mi propia empresa. Sea como sea, ahora tengo digestiones normales.

La vida en una empresa ya es lo suficientemente complicada. Al menos que los IDIOMAS no te la amarguen.

– «Hemos podido seguir una reunión de 3 horas totalmente en francés con el Director General y los Directores de Área. Estamos muy contentos de poder hablar tranquilos comiendo en el restaurante con el director general francés, que no habla nada de castellano ni inglés. Las relaciones de mesa son a veces más importantes que las de negocios. Y después de 2 meses ya entendemos el 75% de la conversación». -Director comercial de área (empresa sector automoción)

***

– «Ya estamos viajando a países del norte de África y a Francia para poder hacer la primera toma de contacto en francés. Los clientes potenciales agradecen particularmente que las primeras palabras de las conversaciones las podamos tener en su idioma. Cambia muchísimo la primera impresión para el resto de la negociación». -Business Development (multinacional de viajes).

***

«Personas del nivel A2 (un nivel principiante) ya han empezado a contestar los días de mucho trabajo en alemán, para efectuar los cambios de reservas de viajes con atención telefónica. Han ganado mucha seguridad y confianza con los role playing que practican en cada clase». -Director de RR.HH. (empresa turoperadora)

***

– «Necesitábamos rápido un inglés fluido, para hablar sin tener que estar traduciendo constantemente, y sobre todo con nuestro lenguaje técnico«. -Directora de Recursos Humanos (Bufete de abogados)

Es muy raro que después de leer estos testimonios necesites muchos más argumentos para invertir en el programa:

Professional

Languages 4 Business

never shut up!

Pero por si acaso, te cuento esto.

Quienes ya han contratado nuestro programa de idiomas para sus equipos lo han hecho para:

Mejorar la comunicación con delegaciones o sedes centrales en otros países

Hablar con fluidez y entenderse en reuniones con otros directivos, proveedores y clientes de fuera.

Abrir mercados haciendo la primera toma de contacto en el idioma local

Atraer inversores y socios estratégicos

Estar en una posición más ventajosa a la hora de negociar con clientes y proveedores

Internacionalizar la atención al cliente y el soporte

Formar, sin necesidad de intérpretes, al personal de producción nativo, en las plantas industriales en el extranjero

Generar negocio en conversación casual entre reunión y reunión o en las comidas

Satisfacer la voluntad de desarrollo personal de sus empleados

Reducir los cuellos de botella que supone que un solo empleado con conocimientos del idioma extranjero tenga que apoyar al resto

Hacer que las comunicaciones sean más naturales y evitar los errores que provoca el uso de los traductores automáticos

«Casi siempre es más rentable formar en idiomas a tus empleados más comprometidos, que no contratar a un bilingüe y enseñarle todo el negocio para que se vaya el próximo año a la competencia».

– «Nuestros ingenieros responsables de producción tenían problemas con
unas piezas concretas de la fábrica de Francia, y gracias a las clases de francés han podido empezar a formar al personal de producción allí»
-Director de producción (empresa metalúrgica)

***

– «El personal de atención al cliente e incidencias ya puede atender las quejas más comunes en español, gracias a casos prácticos precisos y adaptados a nuestro sector y a nuestra realidad laboral». -Director de RR.HH. (empresa de turismo internacional)

***

-«Hasta hace 3 meses, los términos financieros de ventas, cifras, gráficos, facturación, compras, gastos… y la jerga técnica inglesa me traían loco». -Jefe de Ventas (empresa de venta de coches).

Mucha gente que tiene certificaciones oficiales en idiomas no es capaz de usar estos conocimientos en su trabajo.

Es un problema más de confianza, de miedo a hacer el ridículo que de capacidades brutas.

Con nuestro método esto no pasa, los alumnos que empiezan desde cero comienzan a poder comunicarse con nativos en pocas semanas y los que ya tenían conocimientos previos, aprenden a aplicarlos con gran soltura y fluidez.

No necesitas ser gramaticalmente correcto. No necesitas tener la pronunciación de un nativo, no necesitas tener un vocabulario de miles de palabras.

Lo que te enseñan la mayoría de los profesores en academias no está aplicado a tu entorno. Para alcanzar un nivel aceptable, tendrías que «sufrir» al menos 5 años en una academia de idiomas.

Por eso la mayoría se desmotiva y prefiere seguir trabajando en lugar de asistir a las clases.

«Con nuestro método, en unos meses puedes hablar otro idioma tan libremente como hablas tu lengua materna, sin dedicarle un montón de horas extra».

Sin memorizar palabras, reglas gramaticales, sintaxis, ortografía. En definitiva, sin estudiar hasta el aburrimiento ni estresarte en absoluto.

El método te ayuda a hablar y escribir sin bloqueos y lagunas tanto en el ámbito profesional como en el privado.

Lo único que tienes que hacer es relajarte y disfrutar.

Lo han conseguido incluso aquellos que se consideraban nulos para los idiomas o demasiado mayores para aprender.

Independientemente de la edad, la educación o las habilidades, todos tienen las mismas oportunidades. En un momento, te explicaré exactamente cómo funciona y cuales son los efectos da este increíble método.

Porque no es necesario estudiar muchas horas para poder hablar un idioma extranjero.

Gracias a una «inmersión total en la lengua» – basada en el método natural (es decir, exactamente lo mismo que hacen los niños cuando aprenden su lengua materna) – puedes absorber el idioma como una esponja.

Te quitarás de encima todo el peso de tener que memorizar que hasta ahora tanto odiabas (como la mayoría de la gente), y te arrebataba tiempo y energía.

A partir de ahora, abrirás tu cerebro a la asimilación de forma natural y automática, y aprender un idioma te resultará rápido, intuitivo y agradable.

«¿Cómo es este método apoyado por evidencia científica que ayuda a hablar un idioma fluido en tan poco tiempo?».

La falta de idiomas podrían ser el principal obstáculo que está impidiendo que tu empresa genere más negocio, crecer, facturar más… y pueda dar el salto a otros países.

Por esa razón, te voy a revelar cuál es el método más simple, efectivo y realista posible para entender, desenvolverse (e incluso dominar) cualquier “idioma de negocios”, y que en tu empresa lo hablen fluido y natural.

Verás.

La mayoría de negocios que invierten en aprender idiomas cometen un grave error (que te contaré más abajo) que hace que nunca suban de nivel ni se les entienda.

La inseguridad y el miedo que produce hablar delante de personas nativas, atender llamadas, escribir emails o hacer presentaciones…

Son problemas muy comunes para la mayoría de empleados y directivos.

Errores que les impiden llegar al nivel de excelencia necesario para poder relacionarse y competir a nivel internacional.

En breve, conocerás la sorprendente pero obvia razón por la que las personas olvidan lo que estudian y no consiguen hablar idiomas por mucho que lo intenten…

Y verás cómo ponerle solución para siempre, gracias a un método que se basa en un concepto llamado “Lenguaje Inmersivo”, que facilita desenvolverse sin problema en cualquier idioma en cuestión de meses.

Literalmente en menos de un año.

Sin que se olvide ni se deteriore a largo plazo.

Y al contrario que las clases tradicionales, NO se trata de memorizar gramática o palabras sueltas.

Ni tampoco rellenar huecos en frases,

ni utilizar aplicaciones como Duolingo, Babel,

ni hacer ejercicios genéricos de listening.

Sé que puede sonar difícil de creer porque al fin y al cabo, parece que todos los métodos enseñan lo mismo.

Pero es totalmente cierto y te explicaré cómo.

Así que, si tu empresa tiene (o pretende tener) relaciones con clientes, proveedores, sedes centrales o delegaciones extranjeras, podréis escalar y conseguir resultados tangibles en mucho menos tiempo.

Desde el CEO, que será capaz de hacer presentaciones y reuniones de venta sin nervios ni bloqueos con otros directivos, socios o clientes extranjeros…

…hasta cualquier empleado, que podrá atender el teléfono o escribir emails sin dificultad, brindando una atención exquisita a los clientes.

Además de estar mucho más preparado para ascender y crecer dentro de la empresa.

Conseguirán lo que tanto desean: entender y que les entiendan.

Sin quedarse en blanco.

Hablando fluido y no en plan indio como si estuvieran en el instituto.

 
Por otra parte:
 

Si eres responsable de los Recursos Humanos en tu empresa, quizá sientas que esto de las clases de idiomas es una pérdida de tiempo, que la gente prefiere seguir trabajando que asistir, y que cada año se tira a la basura el crédito FUNDAE.

Conozco a muchas personas de RRHH y sé que no dan para más.

Tienen tantas y tantas cosas por hacer, que simplemente no pueden permitirse el lujo de ponerse a buscar profesores, hacer entrevistas, pruebas de nivel, organizar grupos o enviar los recordatorios.

O al menos no pueden hacerlo bien.

Total, para que la gente no se lo tome en serio y no vaya… ¿verdad?

Pues si te pasa esto…

Estás a punto de descubrir no solo cómo ahorrarte todo ese follón…

Sino cómo convertirte en uno de los activos más importantes para tu empresa. 

Influyendo directamente en su expansión, en la cuenta de resultados y en crear un mejor ambiente de trabajo. ¿Por qué?

Porque estarás ayudando a tus compañeros a superar la asignatura pendiente de los idiomas, lo que les hará sentir más realizados, contentos y motivados.

Y sin que tengas que hacer montañas de gestiones (luego te cuento más).

¿Suena bien?

Además, un poco más abajo también descubrirás por qué aprender idiomas es mucho más sencillo de lo que quizá crees, gracias a un descubrimiento de unos neurocientíficos que ha demostrado cómo nuestro cerebro está “preconfigurado” para ello.

Me llamo Susanna Artó, soy especialista en ventas y liderazgo, conferenciante y CEO de Confia Consulting.

IMG_20240227_164812-fotor-20240311114024-min-min-1-ql1uk8west8tpwbjbauz40ebjm6pjnredepwf224h8-modified (1)

Después de llevar 15 años ayudando a más 400 empresas a multiplicar su facturación, cruzar fronteras, formar y liderar mejor a sus equipos y crear mejores procesos de venta, he aprendido que…

Que todo el equipo hable idiomas, es clave para conseguir un crecimiento regular

Sobre todo, en situaciones donde dar una mala imagen, no servir bien a los clientes o no saber hablar con nativos a un nivel coloquial, cultural e íntimo…

puede suponer perder su confianza, no cerrar tratos importantes o simplemente… tener más devoluciones y disminuir la retención a largo plazo.

Hablando con clientes y conocidos de varios mercados, encontré que se repite un patrón común:

Prefieren callarse en las reuniones por miedo a hacer el ridículo, o salen del paso chapurreando un poco de aquí y de allá.

Sé que si pudieran, huirían.

Cuando les preguntaba qué hacían para aprender el idioma…

Todos me decían lo mismo:

"Hemos contratado a varios profesores, pero la gente se atasca, se aburre y no va a las clases"

También coincidían en que la gente aprendía cosas que no servían en el trabajo.

– «Era vital que nuestros transportistas se entiendan en inglés con los encargados de mercancías en los puertos, que son cada uno de un país diferente, para ser más eficientes, cargar toda la mercancía, no perder nada, y gestionar el papeleo correctamente» -Director General (empresa de Transporte Marítimo Internacional)

***

– «Como gerente me repateaba mucho no poderme reunir con una empresa potente de las que me gustaría captar porque la entrevista comercial tenía que ser en inglés. De hecho hemos renunciado a algunas cuando nos han escrito y han dicho «en English». Y yo me he sentido frustrada. Saber que j**** una CEO de una empresa que va bien y que tiene un nombre y una autoridad, y no me puedo reunir en inglés con alguien porque no me defendería en el idioma.

Y luego cuando me han pedido una masterclass que hubiera sido un mercado para nosotros , no puedo enviar a otro consultor, porque me quieren a mí ahí, quieren a Lídia conferenciante pero en inglés y ahí he perdido negocio». –CEO (empresa consultora B2B)

***

-«Y bueno en las reuniones donde hay directivos, ya era habitual que sólo hable un 20%. Los demás se callaban por miedo a hacer el ridículo, a que su idea no sea la buena, por inseguridades, por bloqueos, por tener miedo a decepcionar a los jefes que hay ahí, por la presión…

 Si en una reunión normal ya estábamos desaprovechando un 80 por ciento de participación de gente que no hablaba porque siempre hablan los mismos (el otro 20%), imagínate si le sumas además la inseguridad del idioma.

Entonces ya se convertía en una reunión en la que se desaprovechaba todo el potencial de los directivos, donde solo hablaba alguno. Ni siquiera un 20%, sino solo algún avanzadillo en el idioma y siempre era el mismo. Entonces se perdía todo lo que los demás quieren decir, y ellos se sentían fatal y en ridículo por no ser capaces de expresarse, porque se le sumaban sus miedos profesionales, a los miedos del idioma» -Directora ejecutiva (multinacional química)

Professional Languages 4 Business,
para que tus empleados aprendan el idioma que necesitan y puedan usarlo en el trabajo tiene un precio de:

8.500€ más IVA

Por una formación preparada a medida de las necesidades de tu empresa.

De 6 meses con 2 clases de 1 hora y 30 minutos a la semana.

Entre otros, enseñamos: francés, inglés, español, alemán, portugués.

Se imparte de forma individual, o en grupos de máximo 10 personas.

  Bonificable por FUNDAE en su totalidad.

Contacto y contratación

Si lo que has leído en esta página te encaja y quieres saber más, podemos quedar, sin compromiso, para hablar por videollamada.

Para ello, escribe un correo electrónico a:

artosusan@confiaconsulting.com

«El motivo por el que las típicas formaciones de idiomas son aburridas e improductivas en las empresas...».

Es que casi nada es útil en reuniones con directivos, en juntas de accionistas, en presentaciones donde tienes que convencer a la persona que está enfrente o en conversaciones con clientes donde hay que utilizar un vocabulario específico.

Entonces, es normal que la gente se desmotive y prefiera seguir trabajando que ir a las clases.

Y es normal porque la pregunta que se hacen constantemente es:

¿Para qué aprender un idioma que no voy a poder usar? 

Pero todo esto ni siquiera es lo PEOR de la metodología tradicional, donde se aprende memorizando y repitiendo.

La mayoría de personas se quedan estancadas en lo mismo, o lo olvidan al cabo de unas semanas.

Y la razón por la que pasa esto…

Se encuentra en la teoría del psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus, quien desarrolló en 1885 la famosa:

«Curva del olvido»

A través de unos estudios y pruebas, creó una gráfica que muestra qué porcentaje de información olvida nuestro cerebro según va pasando el tiempo, sin que podamos evitarlo.

Y según esta gráfica:

3 horas después de haber memorizado algo de la manera tradicional, solo recordamos el 50%

24 horas después solo recordamos el 30%

-Y al cabo de un mes solo el 10%

Lo sé.

Esto es algo realmente injusto y cruel porque a todos nos han enseñado a estudiar de esta manera.

Y luego nos preguntamos por qué tenemos tan mala memoria.

En otras palabras…

Es inútil intentar hablar un idioma fluido y con acento auténtico a base de memorizar y repetir como un loro.

¿Qué puedes hacer entonces?

La respuesta está en un concepto llamado “Lenguaje inmersivo

Es una metodología similar a cómo funciona el aprendizaje en los niños.

Y digo similar porque para un adulto no es exactamente igual.

Además, tiene una relación muy estrecha con el descubrimiento de unos neurocientíficos que te mencioné al principio de esta carta y que te contaré en un minuto.

Verás.

Aunque eso de que los bebés y los niños aprenden idiomas muy fácil no es del todo cierto…

Sí que consiguen comunicarse relativamente rápido.

Y pueden hacerlo en varios idiomas.

Eso es posible por dos motivos:

El primero es que aprenden su idioma por la NECESIDAD de hablarlo.

En su entorno, comunicarse, pedir ayuda, reclamar atención, etc. es una cuestión de supervivencia.

Y el segundo motivo es porque aprenden escuchando y comprendiendo el contexto. Estando en contacto con el idioma todos los días. No memorizando reglas de gramática.

Piénsalo.

Al principio, tú tampoco aprendiste las reglas del castellano.

Es más, algo muy común es que no solemos conocer la mayoría de normas de nuestro idioma nativo.

Esto significa que sumergirse en un idioma a través de situaciones reales y cotidianas, es infinitamente más efectivo para aprenderlo que tratar de recordar un montón de teoría y palabras genéricas.

Pero desde hace realmente poco, esto se volvió aún más esperanzador.

Porque aprender idiomas puede ser más sencillo de lo que crees… debido a una ventaja biológica que todos tenemos dentro de la cabeza.

Estoy hablando de que…

El bilingüismo es algo natural para nuestro cerebro

Estamos “equipados” para poder hablar varios idiomas sin dificultad.
 

El “secreto” para desbloquearlo está en exponer a los alumnos a situaciones en las que DEBEN y NECESITAN hablar el idioma. Enfrentarse a los mismos retos que viven en su día a día.

Para que sepan qué decir y qué no a cada momento.

Sabiendo las palabras, expresiones y jergas exactas que requieren ese tipo de conversaciones y sectores.

Así, al estar familiarizados con esas situaciones cotidianas,

se vuelve algo natural para ellos.

 

Si no lo hacen así…

Es imposible alcanzar el nivel necesario en el entorno laboral.

Seguirán atrapados en esa inseguridad que hiela, paraliza y provoca amnesia al hablar.

Con silencios incómodos y traduciendo mentalmente todo el tiempo.

Sin saber qué decir ante un imprevisto, o contestar a una petición fuera de lo común… o no poder llevar a comer a un posible cliente por no dar una imagen cutre o cagarla al hacer una broma.

Y con un miedo permanente a hacer el ridículo, como aquel legendario y esperpéntico “relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor”.

Todo esto que te acabo de contar, la vital importancia de aprender mediante el Lenguaje Inmersivo y aprovechar la ventaja de nuestro bilingüismo “natural”…

Es algo que NO se logra en las clases tradicionales.

Por eso, para no volver a quedaros callados en una conversación, os asignamos un profesor que enseñe exactamente lo que necesitáis, especializado en vuestro sector y en el perfil de vuestra plantilla.

Después de pasar por nuestro programa…

Todos serán capaces de entender y hablar el idioma (escrito o hablado) sin bloqueos ni lagunas porque…

Les preparamos específicamente para su entorno de trabajo. 

El método inmersivo consta de mínimo dos clases semanales de 1 hora y media diseñadas específicamente para las necesidades de tus empleados. La duración mínima es de 6 meses.

Nunca usamos contenidos grabados, las clases son 100% en directo, adaptadas a las necesidades de tu empresa.

Trabajamos tanto a nivel individual como con grupos de hasta 10 personas.

Todas nuestras formaciones de idiomas están especializadas en negocios y ventas y son bonificables por el crédito FUNDAE.

Las hacemos tanto presenciales como en aula virtual (a través de videoconferencia —nada de cursos grabados donde no hay personalización ni puedes interactuar).

Aquí no encontraréis ninguna formación estándar.

Las clases genéricas y que se hacen con las mismas plantillas para todos son una total pérdida de tiempo y dinero.

Queremos que los que vayan a las clases progresen de verdad, interioricen lo aprendido y se lo pasen bien.

Pero sobre todo…

Que salgan de allí con la confianza de que pueden hacer su trabajo mucho mejor, sintiéndose respetados y valorados.

Es decir:

Adaptamos al milímetro cada formación dependiendo de las dificultades, carencias y objetivos concretos de tu empresa.

Esto es absolutamente innegociable para nosotros.

─ Por ejemplo:

Hay clientes que nos piden una formación solo de francés conversacional para atender a clientes de fuera. Pues…

Incorporamos a un profesor que sea experto en ese tema y se la damos.

─ Otro ejemplo:

Muchos abogados nos piden formaciones para escribir emails con vocabulario y expresiones concretas del sector jurídico, para poder dar la mejor defensa posible a sus clientes.

También asignamos a alguien enseñe justo eso y se la damos.

Básicamente, nos pedís con detalle lo que queréis…

Y nosotros os damos EXACTAMENTE lo que os hace falta. 

Sin contenido de relleno ni paja innecesaria.

Solo trabajamos con profesores que tienen años de experiencia formando a empresas con personas de características similares a vuestro equipo.

Con Professional Languages 4 Business,
los alumnos:

Aprenden lenguaje de negocios para mantener conversaciones fluidas con cualquier persona nativa.

Tienen una pronunciación que los demás no creerán que son de aquí.

No vuelven a bloquearse porque les pidan que repitan lo que acaban de decir.

Sienten la confianza de preparar y presentar reuniones, juntas directivas o hacer comidas y viajes de empresa.

No vuelven a quedarse en blanco.

Es decir, aprenden a utilizar el vocabulario más efectivo para el tipo de conversación que requiera el momento…

Logrando transmitir ideas, ser convincentes, cerrar tratos, ayudar a clientes y mucho más.

Las clases son siempre amenas y los profes utilizan herramientas para que todos participen y no sea un tostón.

Vamos… que NO van para pasar el rato.

Son herramientas reales de trabajo con técnicas que os ayudarán a vender más y mejor, reforzar la imagen y el estatus de la marca y tener un equipo más cualificado. Donde todos tengan opciones de ascender y desarrollar su carrera en la empresa.

Lo cual hará que todos vayan a trabajar contentos, motivados y conscientes de que tienen un papel importante.

Lo que marca la diferencia

Como te he dicho, aprender con profesores que enseñan idiomas de forma personalizada, son los cimientos para asegurar un éxito a largo plazo.

Pero honestamente…

Eso no es lo mejor de nuestra metodología.

Donde realmente se ve la transformación es en los role playing que organizan los profes con cada grupo.

¿Recuerdas que hace un momento te conté que la única manera realista de dominar un idioma es exponerte a situaciones reales?

(Aquellas en las que hablar el idioma es una absoluta necesidad).

Pues eso es lo que hacemos con los role playing.

El profesor estudia los problemas y las labores cotidianas de cada grupo.

Luego prepara simulaciones de esas situaciones en las que el alumno necesita emplear el idioma. Y así, cuando llega la hora de la verdad,

se siente confiado y tranquilo.

 

Para entenderlo aún mejor:

Los role playing son como los simulacros de incendios que hacen en los colegios, donde los niños practican qué deben hacer si alguna vez hay un incendio de verdad.

Pues actuando igual con el idioma…

Los alumnos avanzan mucho más (y más rápido), tienen automatismos listos para cualquier conversación y consiguen desenvolverse con naturalidad.

Y cada vez hablarán con mucha menos dificultad…

Porque en las clases habrán entrenado (sin darse cuenta) la parte del cerebro que, como viste en el estudio de antes, permite hablar otro idioma con la misma facilidad que el suyo.

Además, algo muy curioso que pasa a menudo es que muchas personas me dicen que aparte de mejorar en el idioma…

Las clases les sirven para deshacerse de creencias limitantes, inseguridades, miedos y bloqueos personales.

Por ejemplo, recuerdo el caso del líder de una gran empresa, que después de un tiempo trabajando juntos, me dijo:

“Hace mucho que no me sentía tan vivo y dormía por la noche como un bebé.”

¿Cuánto dura el programa?

Después de que tengamos una primera toma de contacto donde estudiamos vuestra situación actual y objetivos, os propondré la duración que creamos más adecuada.

De todas formas, siempre trabajamos de 6 meses en adelante.

Por experiencia, sé que es el tiempo mínimo para que todas las personas puedan asimilar los aprendizajes e incorporar el nuevo idioma a su trabajo con la menor fricción posible.

Pero NO tendréis que esperar seis meses para ver resultados.

Algunos cambios tangibles aparecerán en las primeras semanas.

Por ejemplo:

En el primer mes, tanto CEOs como directivos se sentirán capaces de participar más en las reuniones y no quedarse callados como antes por temor a que no les entiendan o a expresarse mal.

Y a medida que pasen las semanas…

Podrán hacer presentaciones y sentirse más sueltos, con menos miedo a fallar. Primero serán más sencillas y poco a poco podrán subir el nivel de complejidad.

Pero tendrán más soltura al hablar y no sentirán miedo al ridículo.

Sabrán conectar frases más largas y utilizar expresiones y jergas propias de la cultura.

Por otra parte…

En el mismo periodo de tiempo, los empleados empezarán a tener más soltura en llamadas, emails y conversaciones.

Y también verán mucho más cerca una posible promoción porque su nivel con el idioma será mayor.

Pero eso NO es todo. También…

 

Quitamos toda la carga de trabajo a RRHH.

 

Si algo no le sobra al departamento de RRHH es tiempo.

Pero eso no quita que cada pequeña parte del proceso al contratar una buena formación de idiomas ES muy importante para los resultados.

Desde encontrar al profesor idóneo, seleccionar bien los grupos y dividirlos por niveles, que si la FUNDAE, las convocatorias…

Si eso no se gestiona bien,

Todo el esfuerzo puede ser tan inútil como querer barrer en el desierto. 

Por eso, para estar seguros de que no hay problemas ni retrasos…

Desde el primer momento nos encargamos de TODOS los trámites, gestiones y tareas que no sean estrictamente necesarios por vuestra parte, para que RRHH pueda centrarse en otras cosas.

¿De qué nos encargamos?

1) Asignamos al profesor con el mejor perfil en función de lo que queráis aprender y para qué.

Siempre son nativos (o con un nivel bilingüe), especializados en negocios y con experiencia trabajando con personas parecidas a las de tu empresa.

2) Formamos los grupos mediante pruebas de nivel.

Organizamos todas las clases del programa, tanto si son presenciales como virtuales. Os ahorráis el trabajo de programar las aulas y avisar de las convocatorias por email.

Nos preocupamos de que la gente vaya a las clases.

Aunque apuesto que esto no será un problema.

Los profesores hacen las clases tan divertidas y fáciles de seguir…

Que los mismos alumnos alucinan porque no las ven como una obligación, sino que van con mucha ilusión y ganas de aprender.

Porque disfrutan y porque son más felices, productivos y eficientes tanto dentro como fuera del trabajo.

Y por supuesto, si así lo queréis…

3) También gestionamos el crédito FUNDAE —nuestras formaciones son hasta el 100% bonificables— ya que suele ser un trámite bastante farragoso.

En resumen:

Os ponemos a un profe que, mediante Lenguaje Inmersivo, hará que todos los grupos avancen y vean resultados tanto a corto como a largo plazo, mientras se lo pasan bien.

Y os lo damos todo masticado para que no tengáis que hacer nada.

Al finalizar la formación,

Tu empresa entera habrá dado un salto enorme de calidad. 

Podréis aspirar a objetivos más ambiciosos y estimulantes.

Sé lo que es sentir la frustración de no poder hablar un idioma extranjero cuando verdaderamente lo necesitas, o haber tenido que rechazar muy buenos clientes porque no me sentía segura.

Por eso, para mí es una satisfacción interna poder ayudar a que eso no le ocurra a más personas.

Así que tienes mi promesa personal de que los idiomas no volverán a ser nunca más una limitación.

Professional Languages 4 Business,
para que tus empleados aprendan el idioma que necesitan y puedan usarlo en el trabajo tiene un precio de:

8.500€ más IVA

Por una formación preparada a medida de las necesidades de tu empresa.

De 6 meses con 2 clases de 1 hora y 30 minutos a la semana.

Entre otros, enseñamos: francés, inglés, español, alemán, portugués.

Se imparte de forma individual, o en grupos de máximo 10 personas.

  Bonificable por FUNDAE en su totalidad.

Contacto y contratación

Si lo que has leído en esta página te encaja y quieres saber más, podemos quedar, sin compromiso, para hablar por videollamada.

Para ello, escribe un correo electrónico a:

artosusan@confiaconsulting.com

Preguntas frecuentes

¿Por qué como mucho 10 personas por grupo?

Lo mejor de nuestra metodología son los role playing que organizan los profesores. Y sabemos que es en grupos de hasta diez alumnos donde todos pueden sacar el máximo partido.

¿Qué idiomas enseñáis?

Inglés, español, francés, alemán, portugués… consúltanos si el idioma que necesitas no está entre esos cinco.

¿Por qué seis meses?

Es el tiempo mínimo para que todas las personas puedan asimilar los aprendizajes e incorporar el nuevo idioma a su trabajo con la menor fricción posible.

Pero NO tendréis que esperar seis meses para ver resultados. Algunos cambios tangibles aparecerán en las primeras semanas.

¿Podéis adaptar la duración de la formación, hacerla más intensiva, hacerla más espaciada?

Es posible. Dinos en qué estás pensando y vemos qué podemos hacer.

¿Qué nivel de idioma certificáis después de este curso?

No certificamos nada. Este programa es para mantener conversaciones fluidas con cualquier persona nativa. Os enseñaremos lo necesario de gramática, pero no es el objetivo de este programa preparar a nadie para responder a un examen de certificación de idiomas. Para eso ya hay escuelas que os ayudarán con esto.

¿Conseguiré los resultados de los que habláis aunque empiece desde cero?

Con la duración mínima de 6 meses, ya podréis hablar y entenderos en una reunión con un nativo, o incluso responder en la atención telefónica.

¿Cuál es la forma de pago?

Por adelantado antes de comenzar. Por un motivo muy sencillo, hay un compromiso de bloqueo de fechas conmigo y con los profesores durante un mínimo de seis meses.

Professional Languages 4 Business,
para que tus empleados aprendan el idioma que necesitan y puedan usarlo en el trabajo tiene un precio de:

8.500€ más IVA

Por una formación preparada a medida de las necesidades de tu empresa.

De 6 meses con 2 clases de 1 hora y 30 minutos a la semana.

Entre otros, enseñamos: francés, inglés, español, alemán, portugués.

Se imparte de forma individual, o en grupos de máximo 10 personas.

  Bonificable por FUNDAE en su totalidad.

Contacto y contratación

Si lo que has leído en esta página te encaja y quieres saber más, podemos quedar, sin compromiso, para hablar por videollamada.

Para ello, escribe un correo electrónico a: artosusan@confiaconsulting.com