ALGO DE mí

La vida puede ser mucho más divertida y rentable,

dominando a tu antojo liderazgo, ventas e inteligencia emocional.

PRESTA ATENCIÓN

Podría decirte que eres una persona afortunada por haberte cruzado en mi camino.

 

Pero eso sería mentira, porque todos estos años he aprendido tanto de los demás, que es gracias a ellos que hoy hago lo que hago.

Lo que sí te puedo decir sin faltar a la verdad es que tengo un objetivo:

Hacer todo lo posible para que veas que puedes liderar, persuadir, vender y venderte (mucho). Y que decidas formarte conmigo.

 

Te resumo mi trabajo.

Sé vender cara a cara. En vivo, en directo y por teléfono. Y me dedico a enseñar a los mejores profesionales de empresas que le dan importancia a eso. 

Algunas ni se lo plantean. Piensan que hoy día sólo necesitan captar y vender online exclusivamente. Sin ver, oír, ni hablarle al cliente.

Nada en contra.

Para otras, en cambio, es es el pilar más importante. Sobre todo si lo que venden requiere una moderada o elevada inversión.

La venta y captación de clientes de toda la vida.

 

Cerrar ventas por teléfono y salir de las visitas comerciales con negocio y nuevos clientes. 

A eso me dedico. A que aprendas a hacer justamente eso.

Y para conseguirlo, enseño también algo no menos importante. 

Liderazgo.

 

¿Liderazgo y ventas?

Sí, dos caras de la misma moneda. (Enseguida verás por qué, con una historia rápida).

Y los más aplicados, también aprenden sobre negociación, motivación de equipos, resolución de conflictos, comunicación asertiva, gestión del estrés, de su tiempo y de productividad.

 

Bien.

Llegados aquí debería contarte que conmigo venderás más y serás un mejor líder. Que una buena formación y consultoría, una buena de verdad, cambia el rumbo de cualquier negocio.

Pero no te lo puedo asegurar.

Lo que sí es seguro, es que

la vida es mucho más fácil y divertida si sabes vender y desbordas liderazgo.*

 
* ¿Por qué te digo esto?
MI HISTORIA

Esa de ahí soy yo... con algunos años menos. Y aunque no lo parezca, estaba feliz y contenta.

Pocos días antes de esta foto, llegábamos mi familia y yo con lo puesto, en un Seat 124 rojo desde Granada, al centro de Barcelona.

CONTINUACIÓN...

En busca de nuevas oportunidades.

Mi padre detuvo el coche frente a la sucursal de un banco, en la que había una especie de anuncio pegado en la cristalera.

Entró, preguntó por el director, y éste Ie atendió. 

Y resumiendo…

¬ Usted dirá Sr. Artó.

Pues mire, he visto que necesitan un comercial para la oficina, y si todavía está libre la vacante…

¬ Sí está libre. Rellene por favor este formulario.

Aquí tiene…

¬ Bien, ahora espere unos días que ya le llamaremos. 

Oiga, pero acaba de poner mi formulario bajo esa pila enorme con más formularios. 

¬ Sí, son las solicitudes que tenemos de otras personas para el puesto

Bueno, si es así no hace falta que lo guarde el mío.

¬ ¿Cómo? no diga eso…

Mire, afuera tengo a mi mujer, a mi suegra y a mis dos hijos pequeños, dentro del coche.

Venimos desde Granada, y tienen la mala costumbre de querer comer y cenar todos los días.

No creo que quieran esperar tanto.

Así que déjelo. Que tenga un buen día y gracias por atenderme.

¬ Pero espere… mire ¿ve esta pila?, el suyo no lo dejaré aquí. Va a esta otra más pequeña de preseleccionados. Unos 15.

Gracias, de verdad. Se lo agradezco de corazón, pero ni mi familia ni yo vamos a poder esperar.

¬ Sr. Artó… comienza el lunes. Venga con traje y corbata.

Símbolo de corbata

 

Con apenas 8 años, descubrí que mi padre tenía un superpoder. 

 

Podía tener comiendo de su mano a cualquier persona a los pocos segundos de conocerla.

Nunca guardaba una cola de espera, ni pedía permiso.

Increíblemente la gente hacía con gusto, exactamente los que él les decía.

Tenía claro lo que era suyo e iba a por ello.

Me gustaría decirte que ese don de gentes y superpoder lo heredé tal cuál de mi padre.

 

Imagen del padre de Susanna Artó y Susanna, cuando trabajaban en el banco

 

Pero la realidad es que no…

 

Mi talento estaba en la docencia. 

Mientras estudiaba Magisterio, hacía prácticas administrativas en el mismo banco.

Y por alguna razón que me cuesta encontrar me quedé.

Y continué 23 años más en la que fue mi gran escuela.

Allí aprendí y puse en práctica lo que mi padre ya hacía de manera natural.

Después de haber dirigido sucursales, proyectos, equipos comerciales y liderado RRHH,

salí de allí decidida a ayudar a más personas. A todo el que se cruzara conmigo y quisiera, a mejorar sus ventas y su liderazgo.

A pelo, sin Banco famoso detrás que me avalara.

Solo yo con mi propia marca.

A poner en práctica lo aprendido.

Y así fue como fusioné talento y trabajo.

Docencia, ventas y liderazgo.

Está claro que la venta y el liderazgo, mi padre lo llevaba de serie.

Y un gran dominio de su inteligencia emocional.

 

Pero ¿y el que no?…

 

Imagen de padre e hija hoy dia
 

Pues el que no, como yo, puede aprender y mejorar. 

La vida puede ser mucho más fácil, divertida y rentable, dominando a tu antojo liderazgo, ventas e inteligencia emocional.

Bueno, si quieres aprender conmigo, será genial. Y si no, también estará bien, si así lo decides.

 

En caso de interés,

Envío emails todos los días sobre Ventas, Liderazgo e Inteligencia Emocional, con tips y vivencias propias.

Si te molesta, igual que te das de alta, te das de baja.

Suscríbete a mi lista y llévate consejos prácticos.

 

Deja tu correo justo aquí abajo:

Ir arriba